EL MINISTERIO DEL TIEMPO, ROMPIENDO TÓPICOS

Serie revelación en 2015, el Ministerio del Tiempo (2015 – TVE) ha roto los estereotipos de serie Made In Spain. La hemos seguido, y solo podemos decir una cosa ‘chapeau’. Los típicos culturetas nos tacharán de cutres, de baja calidad o de comerciales, pero ¡basta de tópicos!, aquí sabemos hacer buenas series y no todo en esta vida es el presupuesto. Sea lo que sea, El Ministerio tiene algo que gusta. Y es que, como su productor Javier Olivares dice: “No te conviertes en un fenómeno popular si nadie te ve.”.

Para los que no la hayáis visto todavía (se puede ver gratuitamente en la web de rtve), el Ministerio del Tiempo recorre la historia de España de una manera amena, actual y divertida, presentándonos a personajes como Torquemada, Velázquez, Hitler, Franco, la reina Isabel o Lorca envueltos en situaciones cotidianas. La idea básica es que un ministerio oculto controla cientos de puertas que permiten viajar a años pasados, mediante las cuales deben asegurar el transcurso y la seguridad de todos los eventos importantes de nuestra historia, garantizando así que nadie provoque el conocido ‘efecto mariposa’ y sus siempre temidas consecuencias devastadoras.

El clásico viaje del tiempo, pero adornado con debates internos del tipo: “Evitar catastrofes o muertes aun asumiendo el impacto que pueden tener“, “Volver a ver seres queridos, ya fallecidos en 2015“, “Curiosear el pasado” y sobretodo la adaptación de personajes de otro siglo al “actual” 2015. Esta última parte aporta el toque cómico, y es que Alonso de Entreríos alucina con las motos, con la posición actual de la mujer en la sociedad y con que en 2015 montar a caballo no sea algo exclusivo de los hombres. Por otra parte, la protagonista femenina Amelia, descubre los tampones y los móviles (!!!) y Julián, el único de 2015, hace referencias a Terminator y Carabanchel que por supuesto nadie entiende. Un contraste que nos hace asimilar hasta qué punto han cambiando las cosas, y como la cotidianidad en la que vivimos es relativa. Hay amor, hay drama, hay guerra, hay crudeza, hay tristeza… y nos espera más en la recién confirmada Segunda Temporada.

Nada, como curiosidad, y si sois fans de la serie y pasáis por Madrid, visitad el Palacio de la Duquesa de Sueca en la Plaza del Duque de Alba de Madrid, donde se sitúa en la ficción la sede del “Ministerio del tiempo”.

 

POR MUCHAS MÁS: “Es la primera serie española que nos engancha”