ANACLETO, NUESTRO JAMES BOND NUNCA FALLA

¿Habéis visto la película? ¿Habéis leído el cómic? En cualquiera de los dos casos, ya tardáis en hacerlo.

En esta ocasión, dedicamos esta entrada a la reciente película de Warner Bros. Pictures: ‘ANACLETO, Agente Secreto’. Vamos al tema, si sois fans del cómic nacional, que sepáis que estáis ante una oda al tebeo español. Muchísimas referencias y pequeños homenajes en esta adaptación al cine del cómic que comenzó su andadura de la mano de la Editorial Bruguera y bajo la pluma de Manuel Vázquez en 1964. Un port a la gran pantalla de este tipo de cómic clásico (y encima nacional), puede ser complicada… 50 años de evolución son muchos años para el humor, más teniendo en cuenta que esa era la principal fuerza de este tipo de tiras… Sin embargo, nuestras preocupaciones no podian haberse resuelto mejor, y es que la película de Javier Ruiz Caldera ha sacado la mejor esencia del cómic y la ha actualizado, de una forma sublime.

Esta peli destila amor a los cómics, mezcla parodia con seriedad, catetismo spanish profundo contra la estética más cool, violencia “extrema” con el humor infantil más chorra y lo decoran con un despliegue audiovisual y unos efectos especiales dignos de un nuevo Matrix muy muy muy currados. En definitiva, podemos decir bien alto y sin ninguna duda que Anacleto funciona, y es lo más parecido a tener nuestro propio Daniel Craig en James Bond (!!!) en versión ‘Made in Spain’.

¿Qué ha pasado con Anacleto durante estos 30 años? Pues que ha tenido un hijo el cual desconoce la auténtica identidad de su padre. La trama se antoja ideal, asequible, ligera, pero con los mínimos de complejidad cubiertos. Cabe decir, que en ocasiones, especialmente al principio del film, el desarrollo puede carecer de cierta fuerza y dejar, al que no conoce el cómic, algo desubicado. Pero esa sensación no tiene porque ser mala, ya que el descubrir y empatizar con los personaje progresivamente, te hace formar parte de ellos y te insta a acompañar al increíble Quim Gutierrez en el viaje hacia la verdadera identidad de su padre, Anacleto.  Creemos que ahí radica la gracia de esta película, en el carisma de los personajes y la magistral interpretación de sus actores que inunda la pantalla de buen rollo.

Como curiosidad, el malo malísimo Vázquez (interpretado por el bestia de Carlos Areces) es una alusión directa a Manuel Vázquez, creador del personaje, cuando veáis la película entenderéis un poco más este guiño, que ha servido como excusa para la gran mayoría de alusiones al cómic.

ANACLETO, NUNCA FALLA. Y ADEMÁS DE VERDAD.