Quiero jugar a Jumanji

Hoy toca hablar de un clásico de clásicos de la fantasía y del género de aventuras, de esos que ya no se hacen: JUMANJI. Y es que es uno de los films favoritos de Mercafriki… y siempre nos lleva al mismo debate: tíos, ¿porque ya no hacen películas como antes? ¿somos nosotros los que ya no somos igual de impresionables?

¿Quién no guarda buen recuerdo de Jumanji? ¿Quién no pagaría un brazo y un riñón por tener el juego? Y es que a nuestros ojos, el film de 1995 no puede destilar mayor carisma. Cuando creíamos que el hype de tener un aero-patín como el de Regreso al Futuro no podía compararse a nada, nos sacan un misterioso juego oculto, que se mueve solo, altera el mundo real y te atrapa para hacerte vivir la MAYOR aventura de tu vida… (o quizás de tu muerte) y todo ello al son de unos famosísimos tambores tribales (sí, seguro que en alguna de vuestras cabezas ya está sonando el ‘pum pum pum pum’).

Es de nuestras favoritas sí, pero hay que dejar claro que tampoco estamos delante de una obra maestra del cine. Simplemente, es de aquellas películas que marcan (más a los ojos de un niño) y que tienen una magia que tardas en olvidar, seguramente toda una vida. Pero no fue tan buena por casualidad, ni todo fue tan fácil como para nosotros disfrutar de la peli acabada. La adaptación se basó en un relato infantil de 32 páginas publicado por Chris Van Allsburg en 1981, que además recibió numerosos premios como mejor libro ilustrado nada más ser publicado. El problema fue precisamente ese, el libro se vendía muy bien y su dibujante se mostraba reacio a vender sus derechos a Tristar para una adaptación a la gran pantalla. Finalmente sucumbió (suponemos que a cambio de varios montones de dólares) y empezó el gran dilema de la adaptación a la gran pantalla. Según se comenta, costó mucho trabajo poner de acuerdo al equipo de guionistas, de hecho el guión de Jumanji llegó a tener siete versiones diferentes escritas por nueve guionistas distintos. La decisión final no pudo ser más acertada, dejando a Straing y Taylor junto a Jonathan Hensleigh (responsable del guión de ‘Jungla de Cristal: La Venganza‘ ) como responsables.

Pese a que la puesta en escena, los efectos especiales y el reparto son excelentes, la partida en sí misma y el suspense de lo que va a salir del tablero es sin duda el punto más importante de la cinta. Jumanji puede parecer algo lenta al principio, mientras nos introduce a dos niños que ‘caen’ por casualidad en las garras de un inocente juego. La verdadera magia de Jumanji, radica en el paso del tiempo, cuando uno de los niños, tras quedar atrapado durante años, vuelve encarnado por el maestro de maestros Robin Williams, ya en edad adulta. Y ojo, que Robin, pese a ser una bestia interpretativa, en ocasiones es tan icónico que llega a restar realismo a determinados personajes, siendo él mismo una parodia, pero en esta ocasión se mueve como pez en el agua y hace justo lo que se le requiere: No abusa de su expresividad y tira de ese cliché cómico que tanto domina.

El desenlace de todos estos ingredientes, es casi dos horas de trepidantes aventuras (monos salvajes, monzones, cazadores, etc,) para todos los públicos y que, especialmente, a ojos de los más peques les marcará mucho. Pocos quedaréis sin verla, pero si es así, hacerlo cuanto antes.

Como curiosidad, deciros que hay un proyecto (aplazado en varias ocasiones) para en un reboot de la película, que va de la mano de Sony Pictures y bueno… como decíamos al principio del post, con la “escasez” de ideas originales y carismáticas, Hollywood no para de tirar de remakes de “clásicos” que en casi ningún caso tienen el éxito de sus primeras versiones… Su lanzamiento está planeado para romper el box-office de las navidades de 2016, y bueno… pase lo que pase… lo esperaremos más ansiosos que Alan Parrish porque alguien vuelva a tirar los dados y salga de la jungla.

“En la jungla vas a esperar, hasta un 5 o un 8 sacar.