El Super-retro-héroe olvidado: Sonic Blast Man

¡Basta ya de versiones, versiones y reversiones de tantos súper-héroes Marvel!

El verdadero héroe viste unos puños gigantes de boxeador, una humillante minicapa amarilla, un extraño casco con gafas, cientos de controles y un extraño reloj en el pecho… sí sí, hablamos del olvidadísimo: Sonic Blast Man. Quizás no lo conocéis ya que su fama en España no fue demasiado extensa, pero si tuvo sus días de gloria en la versión de Super Nintendo

En este beat ‘em up de un jugador debemos salvar a los ciudadanos de la tierra de los tipos malos… (como no) véase bandas callejeras, terroristas e incluso robots y alienígenas que serán el objetivo de nuestros enormes puños azules. El final-boss tira del cliché clásico de clásicos, ya que se trata de una versión evil del mismísimo Sonic Blastman, el clon malo de sí mismo. Como os decíamos, la acción empieza en una zona de obra/construcción en el planeta tierra y la cosa se complica bastante, ya que Blastman termina dando gardelas en el espacio exterior. Lo más guay de nuestro particular super héroe es la lista de golpes especiales que tiene, ya que no suele ser usual tal variedad en un único personaje de beatem’up. Podemos agarrar al enemigo, darle su clásico D.Punch giratorio, hacer una voltereta y lanzarlo para atrás, asestarle un golpe alto que además deja una estela para enemigos que haya detrás y el mítico golpe de 1000 megatones, en definitiva una versatilidad en la que Taito se dejó seguramente la salud en 16 bits.

Como curiosidad, decir que Taito lanzó dos versiones pero prácticamente sin nada que ver entre ellas: La versión arcade era una máquina de punching, al puro estilo Punch-out, mientras que como habéis visto, la versión de Nintendo era uno de los mejores beat’em up de la plataforma. Lo único en común es el pequeño guiño de las fases de bonus en la versión Super Nintendo, ya que son una adaptación del punching arcade, que en lugar de golpear realmente al estilo “máquina de feria” lo hace con el pad… una rareza con bastante encanto.

Como curiosidad dos, al igual que con la mayoría Beat ‘em-ups de la época, la versión japonesa tenía enemigos femeninos que fueron reemplazados por figuras masculinas en las versiones americanas y europeas, sobre todo debido a las hiperconservadoras políticas de Nintendo of America en aquellos años.

Hasta aquí nuestra mini-crónica de uno de los juegos de los que más cariño guardamos de nuestra amada Super Nintendo. Si lo tenéis en la estantería, os rogamos que le déis unos minutos y si no, desquitaros con un emulador.

NI SPIDERMAN NI BATMAN, ¡QUE VIVA SONIC BLASTMAN!