Garou: Mark of the Wolves, el último Fatal Fury

¿Te has dejado los dedos jugando a Fatal Fury en Megadrive un verano?

¿Te has dejado el bíceps girando las palancas en un salón recreativo o en la NeoGeo en casa?

¿Escoges siempre en The King of Fighters el Fatal Fury Team (Terry, Andy y Joe)?

Nosotros sí.

Además de todas esas afirmaciones que nos delantan, aprovechamos para declararnos muy muy muy muy fans de la saga Fatal Fury, y por su puesto de su trascendencia, en los que para nosotros son los auténticos “reyes de los juegos de lucha”: The King of Fighters.

Bueno, hoy venimos a hablaros de la joya de la corona de la saga FF, o cuanto menos, el título más curioso. Os hablamos del considerado último juego de la franquicia Fatal Fury: “Garou: Mark of the Wolves”. Como de costumbre, Garou corre a cuenta de la compañía nipona SNK, que en 1999 lo lanzó al mercado para nuestro sistema preferido del mundo mundial: la Neo Geo AES. Supongo que algunos ya lo sabréis, pero amamos Neo-Geo, dicho sea que fuimos también los propietarios de la extinta NeogeoSpain.com. (¡larga vida a SNK!). Perdón, que nos venimos arriba, volvamos a Garou. Si la cuenta no falla, es el noveno y último capítulo marcando un punto especialmente importante en la saga, tanto por su renovación de personajes, como por su calidad gráfica e intentando innovar con arriesgados nuevos sistemas de juego.

Y diréis, ¿a que viene esto ahora? ¿por qué hoy mercafriki? ¿por qué hoy? Pues porque los colegas de @PixelsMansion organizan un torneo el próximo 14 de Noviembre en la 3ª edición del Retro-Barcelona. Por cierto, una concentración MUY recomendable, allí estaremos y os recomendamos encarecidamente asistir. Más info aquí:

Si ya os habéis apuntado al torneo, ya podemos volver al análisis del juego. La parte más destacable, además de su increíble calidad técnica es la trama. El hilo transcurre 10 años después de la muerte del malísimo Geese Howard, en su combate contra Terry Bogard. Pero vaya yava.. (¡tatatachán!) la cosa no acaba aquí. Terry se encarga de adoptar a Rock Howard, el hijo de Geese. Durante el juego, Rock trata de saber quién es su madre y él, al igual que su padre, posee una fuerza interior demoníaca que no controla del todo. Como curiosidad, su técnica de combate es prácticamente idéntica a la de su maestro Terry Bogard, sólo le falta la gorra roja de Harley-Davidson. Sólo pequeños cambios, su tradicional técnica Rising tackle ahora es una técnica especial única de Rock Howard, por lo que no puede ser usada por Terry al cual le han reservado un nuevo ataque especial llamado Buster wolf.

El resto de la trama, bueno… Tiene lugar en un torneo organizado por Kain R. Heinlein, conocido como The King of Fighters: Maximum Mayhem. Rock Howard decide apuntarse para descubrir quién es su madre y el por qué de la fuente de su poder. El resto de personajes también molan, pero preferimos los originales y SNK lo sabe. Ya que pese a que renuevan casi la totalidad de sus personajes (salvo Terry), nos traen luchadores que guardan gran similitud en sus estilos de combate con personajes de títulos anteriores.

El juego fue la respuesta comercial de SNK a la salida de Street Fighter III, exprimiendo esta vez sí, al máximo las capacidades gráficas de Neo-Geo. A pesar de que la máquina era incapaz de renderizar unos gráficos en 3D reales, el juego emplea “triquiñuelas” varias para reproducir con bastante acierto la sensación de profundidad en 3 dimensiones. Se utilizó el motor del juego The Last Blade 2, que por cierto se nos antoja sublime e ‘incomprable’ (mirad sus precios en Ebay si os atrevéis). Es evidente que SNK tiró la casa por la ventana y le dió una vuelta de tuerca al género con todo el arsenal del que disponía: un sistema de detección de colisiones que mejoraba jugabilidad y un diseño estilo manga que es de los más depurados que se han visto en la historia de la lucha 2D.

A nivel de sistema de juego, como os decíamos, intentan innovar y lo hacen de una manera bastante aceptable. Introducen el sistema ‘Solo defensa’ (similar al parrying de Street Fighter III), que al bloquear un ataque, conseguimos recuperar algo de vida y realizar un contraataque, sólo al alcance de los players más “pro”. Sin embargo, la novedad que más nos sorprendió es el sistema ‘T.O.P’ (Tactical Offensive Position System) que consiste en elegir una de las tres partes de la barra de energía (alta, media o inferior)… esa digamos en nuestra zona “power”. Cuando en combate llegamos a esa zona, el personaje entra en modo “TOP” y si recibe daño, se regenera su energía.  Aquí os dejamos un vídeo del gameplay para que flipéis un poco:

Haceros con él en cualquier plataforma o emularlo, pero sobretodo, no dejéis de jugarlo. Comprarlo en Neo-Geo AES el robo puede rondar los 500€, así que mejor emularlo, jugarlo en Dreamcast o en Playstation 2 si no queréis que os partamos la cara (en el juego claro).

Terry:  “Hey! You made it all the way here? Good job, Rock! If you win, maybe you’ll know your mother’s secret.”

Rock: “She’s got nothing to do with this! This’s about me! I fight to test my own power. Enough talk! Let’s begin!”