LOS ODIOSOS OCHO. VUELVE, QUENTIN.

Estamos ante la peor creación de Quentin Tarantino. Suena duro, directo, contundente… Lo sabemos, pero en MKF somos críticos, ya lo sabéis y  no tenemos miedo a esta afirmación. Dedicadnos unos minutos y os vamos a contar el motivo a lo largo de este post.

En primer lugar decir que pese a ser la peor película de Tarantino es una película 10, eso es así. Tarantino es uno de los mejores directores, de los que más carisma destila, más auténticos y con más saber hacer del cine actual. Es pura historia del cine. Este tipo hace lo que le da la jodida gana y lo hace con una clase y una calidad que desborda la pantalla. Encima, se le suman actores, productores, musicos y un sin fin de “secundarios” que hacen que la calidad suba y suba… Da igual si te hace una historieta corta de una habitación de hotel, una historia de una venganza, una peli de terror serie B, una de nazis… Da igual, lo hace bien, muy pero que muy bien. Y bueno.. en este caso, esperabamos un poco más de Quentin.. quizás el hype nos llevó a este desaliento que sufrimos horas después de verla.

Pues bien, nosotros fuimos a la sesión que se hizo en el cine Phenomena en Barcelona, la proyección de “Los Odiosos Ocho” versión Roadshow, es decir en GLORIOSOS 70mm, UltraPanavision DTS y con algo de metraje extra. ¿Qué es todo esto diréis no? Pues Pol Turrents nos lo explica:

La verdad es que la experiencia en lo vintage del 70mm y el UltraPanavision DTS, es realmente muy muy guay. No es coña, la experiencia en el Phenomena fue más que recomendable, una putada lástima porque todas las entradas ya están agotadas para todos los pases… Pero es muy recomendable. Al final, la imagen tiene una autenticidad increíble, que quieras o no, expertos o no, le da un toque western y te transporta a esas pelis en blanco y negro que veían nuestros padres… por no hablar del ultra ancho de pantalla, girar la cabeza de lado a lado y sentir un angular mucho más ancho que te transporta literalmente “mucho más” dentro de la escena.

Total, en el cine Phenomena de Barcelona lo que nos contaron es que Quentin (o su productora) como románticos empedernidos del cine clásico (y haters al máximo de lo digital) decidieron filmar la película en analógicos 70mm, teniendo que rescatar unas cámaras antiguas y demás… hasta ahí todo bien. Lo complicado vino cuando por exigencias al distribuir la película, obligaban a cada país a proyectar antes esta versión Ultrapanavision 70mm por lo menos una vez. Al parecer en España se antojaba complicado y tuvieron que recurrir a los frikis de Phenomena Experience. Ellos dijeron que sí, aun sin saber lo que conllevaba y pidieron la lente especial para proyectar a USA. Al parecer, cual película de Quentin las cosas no se podían enredar más, la lente llegó rota y la fecha de estreno se acercaba. Tuvieron que moverse por almacenes locales y rescatar una lente que al final, pudo valer para la proyección.

7000 metros de cinta analógica y más de 100kg de peso fue el regalo de Quentin a sus fans... Pero bueno, dejando de lado cuestiones técnicas, como veis son inmejorables, vamos a la peli en cuestión. Como os comentábamos no nos ha gustado nada.

Se nos hizo algo larga y siempre con la sensación del llegar del típico giro de guión o la guinda… Pero calma, es cierto que toda la trama como ya sabéis, ocurre en un mismo espacio cerrado, cosa que hace que sea un mérito que no se nos hiciera aún más larga. Los personajes son brutales, fantásticos, no pueden estar mejor diseñados. Para colmo, conocéis a los actores y les dan a esos personajes un empaque muy muy bestia. Un Tim Roth brutal, un Samuel L. Jackson como siempre, un Kurt Russell que nos encanta, una Jennifer Jason Leigh nominada al oscar y un Walton Goggins con un acento acojonantemente bueno… Están, todos y cada uno, de 10.

la-ca-mn-sneaks-hateful-eight-tarantino-201511-001

La banda sonora es el plato fuerte de la cinta, si los actores y personajes son un 10, Ennio Morricone es un 11. No falla ni un milímetro, contentaría hasta al profesor de whiplash, total Ennio dispara un tiro directo a la cara del espectador (y esperemos que hacia el merecido Oscar o que lo comparta con John Williams al menos).

¿Problema? La trama… ¿Qué trama? ¿Qué diablos tramabas Quentin? Eso nos gustaría saber a nosotros. ¿Qué pasa? ¿Estilo Agatha Christie? Que dices… Es un estilo vacío. Tres horas de peli para explicar algo que aún no tenemos muy muy claro del todo… ¿Qué objetivo tiene? ¿Qué ha pasado? ¿Quentin te has ido? ¿Ido? No lo entendimos. De verdad que no lo entendimos. Tres horas de una trama inexistente o posible de explicar en… quizás 15 minutos, ¿cual es la sinopsis?. Como os decíamos, Quentin nos tiene acostumbrados a mucho más, y personalmente ahí radica su gracia, en eso, en guiones hablando del nombre del Señor Rosa, de hamburguesas de cuarto de libra o del alter-ego de Superman… ¿qué coño te ha pasado?

Los diálogos que sustentan el film no nos matan… si bien es cierto que intentan ser curiosos, pero nada más alla. En resumen, Tarantino nos tiene muy bien acostumbrados. Nos tiene acostumbrados a hacerlo mejor, mucho mejor, mil veces mejor. ¡Joder Quentin qué mierda es esto! No nos dicen nada, hablan de mamadas en la nieve, cartas y de tonterías sin fundamento ni gracia. Por no hablar de la vulgaridad de la sangre. Siempre hemos sido MUY FANS de su sangre y de su crudeza, pero en este caso es tosca, vulgar y gratuita. No le vemos demasiado el sentido la verdad.

Nos ha defraudado. Por favor, queremos saber vuestra opinión, el debate está abierto.

Quentin, odiamos tu 8ª película. Vuelve cuando puedas.