Pesadillas – los 80 vuelven sin quererlo

Desde MKF reivindicamos en muchísimas ocasiones la frescura, la creatividad, la sencillez de aquél cine que de pequeños (y no tan pequeños) nos hacía literalmente FLIPAR… Muchos lo han intentado con más o menos acierto, por ejemplo Las tortugas Ninja de Jonathan Liebesman que se vendía como unos Tortugas Ninja actulizadas pero manteniendo su esencia que al final era un montón de mierda de basura. Otros remakes, como Karate Kid o el Planeta de los Simios, mas o menos han mantenido cierto listón, pero… PERO.

Pues bien, con la mitad de ruido mediático y la mitad de camapaña de marketing nos llega PESADILLAS:

Para aquellos que no sepáis nada de Pesadillas, os ponemos un poco en contexto: Allá por los 90 se puso mega-de-moda una serie de novelas para jóvenes/niños que se basaban en historietas de miedo que no te dejaban dormir por las noches por las pesadillas que causaban. Esas historietas venían de la mano siempre del mismo autor R.L.Stine y circulaban bajo la sombra de todo tipo de clichés de miedo: momias caminantes, muñecos ventrílocuos con vida propia, fantasmas, una mantis gigante, pallasos asesinos, zombies, hombres lobo y seres gelatinosos ..

Triunfaron hasta puntos insospechados, de hecho llegó a superar al mismísimo Stephen King en ventas… ¡OJO!. De aquellas mininovelas se hizo una serie para teenagers que casí granjeo a Pesadillas más fama que los libros… Al igual que en al Salir de Clase En la serie de TV llegaron a salir actores de la talla de Ryan Gosling, ahí es poco. A continuación os dejamos un episodio como ejemplo para una sesión especial remember:

Realmente nos entra nostalgia al ver esta serie, MUCHA. Esta nostalgia es la jodida culpable de pagar 7 pavos en el cine por ir a ver Pesadillas y oye, que al final nos gustó. Cierto es que es una peli para niños, simplona y palomitera, eso tenemos que tenerlo claro y además no es la típica peli que adultea un poco, no. Esta no. Pero mola, no va de nada, no se complica, es sencilla: Aventuras, Monstruos y Diversión. No esperábamos más y no nos defraudó. Incluso Jack Black que no nos mata mucho, aquí tiene bastante gracia. Y sobretodo, descubrimos a un Ryan Lee (uno de los niños de Super8) increíble, súper gracioso y que realmente lleva el peso de la peli.

La verdad, Pesadillas tiene un poco de esa frescura ochentera que tanto echamos de menos y siempre ansiamos encontrar. Una peli como os decimos sin complicaciones, para sentarse y disfrutar… Y los más pequeños (e igual algún adulto guiñado), preparaos para pasar un mal rato o… ¡a tener mil Pesadillas!

Nosotros disfrutamos como niños. Eso es así. ¡Gracias Stine!

“Yo siempre quise ser divertido. Yo nunca planeé ser aterrador.”.-R.L.Stine