Sin una recreativa, no eres tan friki…

We are back! Hoy os traemos una crónica genera-envidias. La crónica de cómo hacerte con una máquina recreativa de los 80/90s, o más bien como dejar de ser un jodido loser por no tener una adornando el comedor de tu casa.

Como todos sabéis, las máquinas recreativas, o máquinas Arcade son los armarios de video-juegos disponibles hasta hace unos años (ahora quedan poquitos poquitos poquitos) en lugares públicos. Véase especialmente sitios como salones recreativos especializados, centros comerciales, cines o bares. Pese a ser similares a las máquinas tragaperras o pinball, las arcade funcionan con moneditas pero no son consideradas juegos de azar ni de apuestas y por lo tanto no tienen ni tenían las mismas limitaciones legales de estas.

outrun2

Y bueno, vamos al trapo, a día de hoy en 2017 diréis… joder, ¡Sería brutal tener una recreativa en casa!, ¿No?.  Pues es posible… no es muy difícil la verdad, hay tres posibles maneras… Os lo contamos:

La PRIMERA opción, y cada vez menos extendida es hacerte con un mueble original. Esta es quizás la versión más purista, pero también es la menos versátil y más complicadilla. El coste de un mueble (evidentemente dependiendo de la máquina que queráis), puede ir desde los 400€ a los… no sé… ¿6000€?. Aquí el handicap de la opción 1 es que el mueble es bastante grande y pesado, pues están diseñados para soportar una TV CRT de unos 40Kg. Además, tienen la limitación de utilizar placas JAMMA, lo cual nos limita a tener una placa física con un solo juego, multi-juego o un sistema tipo Neo-Geo MVS limitado a un cartucho. Personalmente, es la opción más purista, pero únicamente por el romanticismo que destila. Si tuviéramos que recomendaros una opción, sería la 3. Atentos.

Vamos ahora a la SEGUNDA opción: Construir vuestra propia máquina. Esto es la opción menos recomendable a no ser que vayáis a disfrutar haciéndolo, pues es meterse en un jardín de un trabajo faraónico. Básicamente la decisión es qué conectar: PC, Raspberry o placa Jamma. Luego ya, pues eso definirá el tipo de monitor, etc. Y nada, el montaje de las tablas de madera y vinilarlas, os podéis imaginar lo que supone. Como siempre en Internet, hay manuales y plantillas a todo detalle de todos los procesos. Aquí os dejamos un ejemplo: Construir tu propia máquina Arcade.

TERCERA, comprar un máquina hecha por profesionales, y todo cuánto con más cariño hecho, mejor… Aquí, sin ninguna duda tenéis la opción más recomendable. En todos los aspectos, incluso en el coste (hacerte una máquina puede resultar muy muy caro) comprarla hecha, se lleva la palma.  Otros beneficios son por ejemplo, los acabados de los vinilos y la posibilidad de un diseño personalizado. Además de estéticamente, contar con sistemas emuladores ya configurados y depurados (esto es una absoluta locura de horas de configuración previa) y con un tamaño un poco más reducido (estas máquinas son algo más domesticas) ya que las hacen la opción más “hogar friendly”.

outrun

P.D: Si sois los únicos frikis de la pareja/compañer@depiso o vuestro piso no es extra grande, os lo agradecerá todo Dios.

Como en todos los casos, hay varias empresas dedicadas a la venta de recrativas en España, pero particularmente lo tenemos claro: los hermanos de Rex Arcade (rex-arcade.com) son los que nos han dado mejor impresión desde que aparecieron ya hace unos cinco años… La empresa está ubicada en Sabadell (Barcelona) y como nosotros, son habituales de salones como Barcelona Games World, el Salón del Manga de Barcelona o el antiguo Retro Barcelona o el Madrid Gaming Experience IFEMA. Han colaborado con grandes empresas como Redbull, CAPCOM, Balearia o Harley Davidson, ya os podéis imaginar la calidad.

En cuanto a máquinas, las catalogan en tres tipos, Bartop, Lowboy Arcade o Big Arcade:

recreativasrex

Personalmente somos totalmente partidarios de la Big Arcade ya que recrea totalmente las de los clásicos salones arcade, además tiene unos centímetros de más que hacen que jugar a 2-players sea lo más divertido del mundo mundial (codazos permitidos). Añadir solamente que el equipo personal de Rex Arcade es el mejor valor añadido que puede tener la empresa, son muy buena gente y muy fans de lo retro, es decir, saben lo que se hacen y cómo lo hacen. Os explicarán diferentes posibilidades y opciones, no dudéis en preguntarles sin compromiso.

Para localizarlos ojear la página de Rex Arcade o directamente contactar con ellos en el teléfono: 633 61 71 11  // 93 722 47 16. Email: info@rex-arcade.com. O haciéndoles una visita en: C/ Sant Ferran 210-212, 08205 Sabadell, (Barcelona).

 

No tenéis excusa. Con un poco de paciencia y/o dinero y/o ganas, podréis recrear los auténticos 80 en vuestra casa. Y esta vez no tendréis que robar monedas del monedero de vuestra madre. Lo dicho, no perdáis la oportunidad de que fluya en vuestra casa una de las mejores/peores frases de nuestra vida:

INSERT COIN.