Wave Race 64, no hace calor sobre una moto de agua

¡Dios mio! ¿Puede hacer más calor sin que se derritan nuestras consolas clásicas o nuestras teles de tubo? ¡Que va…! Pero bueno, aquí esta Mercafriki para refrescaros temporalmente con un análisis sobre un juego retro SUPER VERANIEGO. Aquí os traemos una sobredosis de remojo y brisa marina, un análisis del juego clásico de clásicos, el famosísimo arcade de motos de agua Wave Race 64.

throwback-thursday-wave-race

Corría algo así como el Abril de 1997 cuando la gran N, lanzaba en España un juego arcade llamativo como pocos y de una temática no muy habitual: el Wave Race 64. Si bien en España fue lanzado en 1997, el cartucho de Nintendo 64 fue desarrollado un año antes, punto clave a la hora de evaluar la calidad técnica del título.

Al uso, se trata de un juego de carreras arcade estilo Mario Kart (si si, ese juego que taaaan bien se le da a Nintendo explotar rebootar generación tras generación) pero esta vez, sobre motos de agua. Y bueno, sobre todo pronóstico Nintendo logró plasmar todo lo que necesita un buen arcade de carreras: Sensación de Velocidad + Control/Descontrol + Diversión.  Este combo hizo que Wave Race se posicionara como uno de los primeros títulos de la consola y entro directamente al TOP 10 de la consola. Y es que Nintendo 64 no nos complicó nada la vida, bastaba con agarrar el mando, poner el dedo pulgar en el joystick analógico, pillarse un refresco y fluir sobre las olas como si no hubiese mañana.

CwPh91XWYAE41Nd

 

Despues de toooodos estos halagos diréis, vale, estos de Mercafriki estan flipados… Siendo objetivos, ¿que hace especial este Wave Race? ¿que le pasa a estos mataos de Mercafriki para dedicarle un post? Pues más allá de preferencias personales, Wave Race 64 técnicamente fue una maravilla y de hecho, sigue sorprendiendo a día de hoy su calidad gráfica. Especialmente el efecto del agua fue tratado con sumo cariño por los desarrolladores. Las olas parecen reales como nunca antes (por favor, situaros en el contexto 1997), y los reflejos del paisaje, nieblas y brisas de agua más de lo mismo.

Particularmente, tenemos dos fases preferidas que hacen honor a la destreza técnica que sacó Nintendo 64 a relucir en este título: La primera de ellas es la fase del lago, donde Wave Race 64 muestra un reflejo prácticamente perfecto en unas aguas en calma. Otra fase sorprendente realista (volver a situaros en el contexto 1997) es la del escenario de la puesta de sol, donde la playa adquiere un tono dorado al atarceder, una pasada. Además, guiños como delfines saltando o niebla, hacen las delicias de unos circuitos a priori sin mucha complicación. Aquí os dejamos unos screenshots de las dos fases para vuestro deleite:

 

wavelake

orange

Y bueno… aparte técnicismos, dejarnos entrar un poco más a los entresijos del juego. En cuanto a controles, el juego cuenta con una curva de aprendizaje bastante rápida, la personalización de motos puede parecer complicada en un principio, pero una vez jugado un par de veces, veréis que es muy sencillo de configurar dependiendo la cantidad de curvas y el tipo de oleaje del siguiente circuito. Básicamente, las motos cuentan con 4 parámetros personalizables: Handling, Engine y Grip.

Handling: Controla cómo la moto de agua girará de acuerdo a lo que presionemos el Control Stick, es decir lo fácil que es girar o no.

Engine: Sencillo, lo rápido que acelarará nuestro Jet Sky.

Grip: Básicamente, el agarre, la resistencia al agua. Cuando más bajo, más desliza la moto.

Escritoriomaxresdefault

Un vez controléis las motos, podéis probar los diferentes modos de juego. En este aspecto, hay poca sorpresa, son los típicos de todo juego de carreras: Campeonato, TimeTrial, Stunt Mode y VS. (dos jugadores). El primero no necesita explicación. El segundo tampoco y el cuarto, menos aun. El único algo peculiar es el tercero (Stunt Mode),  categoría donde en una sola vuelta debemos obtener el máximo de puntos posibles.

Y bueno… Poco más que decir de este título, solo que os recomendamos darle MUCHA caña a este título este verano… Si os concentráis mucho mucho, podréis sentir las olas y la fresca brisa en vuestra cara, trasportándoos desde el zulo desde donde estéis derritiéndoos jugando has una playa paradisíaca. Una última aclaración, lo suyo es jugar a Wave Race 64 en la plataforma original (no emulado) pues el control del Stick del mando de Nintendo 64 es especialmente clave para disfrutar este título. No tenéis escusa, el coste del cartucho es bastante asequible (~20€), ¡mucho mas barato que pasar un dia en la playa o alquilar una moto de agua! Donde va a parar… ¡Feliz verano frikis!

 

QUIEN NO TIENE UNA MOTO DE AGUA ES PORQUE NO QUIERE, HAZTE YA CON WAVE RACE 64.